Prole al volante

Puede parecer que los mexicanos tendemos a tener múltiples defectos, pero si hay uno que realmente es desesperante, es el de manejar mal o ser irresponsable frente al volante.

Los hábitos que tenemos los mexicanos, frente al volante, han sido objeto de múltiples estudios y discusiones, los que cuales han arrojado como resultado que: no hay duda de que en México, nos importa más llegar rápido a los lugares –bendita impuntualidad– que tomar precauciones al manejar.

Existen varias conductas que nos identifican como conductores mexicanos, tristemente, la mayoría de ellas son malas y hasta reprobables. (Esta nota no se hizo con afán de herir los sentimientos de ningún paisano que guste de manejar como si fuera el último día de su vida, nada más son simples observaciones, para que tomemos muchas más precauciones, al tomar el control de un vehículo).

Uno de los hábitos que identifican a un mexicano, al manejar, es el de no ceder el paso, o no respetar la regla del “Uno y uno”; así como lo leen –aunque sabemos que a nadie le sorprende– en México, somos reconocidos por no respetar el orden y sencillamente nos le aventamos al carro de enfrente, para evitar que los demás pasen. Un clásico del conductor mexicano.

Otra regla que tendemos a ignorar, es la de respetar los carriles destinados para el transporte público o para las bicicletas; así tal cual, nos vale y con tal de evitar el tráfico, invadimos dichos carriles, aunque todo el encanto termina en cuanto nos topamos de frente con los agentes de tránsito, o cuando el pesero que iba enfrente de nosotros se le ocurre detenerse, antes de la parada. Karma instantáneo.

imagenmanejando

Otro clásico de los conductores mexicanos, es el no utilizar las direccionales al momento de cambiarnos de carril, o girar en alguna dirección. Aún no entendemos de qué sirve que todos los autos del mundo tengan estos lindos foquitos a los costados, si casi nadie los va a utilizar, y preferirán aventarse hacia el carril de al lado como, si fuera lo último que les alegra la existencia.

Y ahora, una conducta que van a reconocer varios de ustedes: distraerse al hablar por teléfono o al maquillarse, o ir comiendo o fumando, mientras manejan. Esta es quizá, una de las peores faltas que podemos cometer al ir manejando, se supone que no podemos utilizar ningún objeto que nos distraiga mientras estamos al volante, pero la mayoría de nosotros simplemente nos encomendamos a todos nuestros santos, mientras escuchamos el chisme que nos tiene preparado la persona que nos llama, o mientras nos damos una manita de gato porque, ni modo que lleguemos a la oficina sin nuestra respectiva rutina de embellecimiento.

Muchos dicen que los mexicanos que vivimos en las grandes ciudades, tenemos un talento innato para manejar pésimo, y aún así salir ilesos, pero nunca está de más echarle una ojeadita al reglamento de tránsito, porque jugarle al vivo mientras manejamos, nos puede salir muy caro.

Manejen con precaución y tomen su distancia, querida prole.

@TotalmenteProle

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s