Fútbol para la prole

El fútbol –sin duda– es una gran parte de la cultura mexicana, y para nosotros representa un entretenimiento que nunca pasará de moda, ya que nos permite manifestar nuestra pasión, compartir nuestra cultura con el resto del mundo, y sobre todo, este deporte nos da la oportunidad de olvidarnos un poco del estrés que nos rodea.

Es increíble la forma en la que el fútbol puede influir en nuestro día a día; es claro el hecho que, de una u otra forma, el “pambol” es capaz de dominar nuestros sentimientos, pensamientos y hasta la forma en que nos desenvolvemos. A pesar de que cada vez es más obvio que el fútbol en México (y también en otras partes del mundo) se ve directamente influenciado por los deseos de los directivos y de los dueños de los equipos, aún así debemos apreciar el hecho de que los mexicanos nunca dejaremos de disfrutar de éste, pase lo que pase.

futbol1

Más allá de que se trate de jugar en una liga profesional o una amateur, el fútbol influye de muchas formas en la vida de un mexicano; aquél que se hace llamar aficionado, gasta dinero en asistir al estadio o se programa para llegar a su casa después de un día pesado para poder disfrutar de un partido en televisión. Gracias a dicha influencia, el resultado de un sólo partido podría afectar directamente el humor de un aficionado durante toda una semana, provocando que éste manifieste diferentes conductas.

Hace un tiempo se realizaron diferentes estudios, para determinar los efectos que tiene el fútbol en el fanático mexicano. Se demostró que cuando pierde la Selección Mexicana, los mexicanos no rinden laboralmente de la misma forma, y manifiestan mayores niveles de pereza; mientras que, cuando el equipo nacional gana, la productividad aumenta.

En Veracruz se llevó a cabo otro estudio, cuyos resultados fueron bastante interesantes. Resulta que cuando pierden los Tiburones Rojos de Veracruz, la violencia intrafamiliar aumenta, mientras que cuando ganan, no se reportan tantos llamados de emergencia, ni denuncias relacionadas con este tema.

futbol2

También es importante recalcar que el mexicano invierte mucho dinero en el fútbol, incluidos aquellos que apenas tienen para comer. Entradas para partidos, apuestas, viajes, jerseys de equipos, pagar para poder ver un partido por TV; así es como un mexicano invierte gran parte de sus ganancias para apoyar a su equipo, el cual a la larga se termina convirtiendo en una especie de Dios, que se ve venerado en cada hogar mexicano.

Los equipos del fútbol mexicano, se han convertido en parte de la cultura popular, y nos permiten relacionarlos directamente con la identidad de un estado, región o grupo social, que vive en nuestro país. Las Chivas, el único equipo que juega con puros mexicanos y que tiene como fanáticos a aquellos que presumen de ser nacionalistas; el América cuenta con aficionados de diferentes clases sociales que comparten el orgullo de sentirse parte de uno de los clubes más populares; Pumas de la UNAM es un equipo cuya afición se compone principalmente de universitarios; Tigres y Monterrey representan una batalla campal en medio de Nuevo León, etcétera.

futbol3.gif

Estamos de acuerdo en que el fútbol es sinónimo de unión, diversión y entretenimiento, aunque es válido ponernos a pensar en lo siguiente: ¿Y si le exigimos a nuestra clase política lo mismo que le exigimos a los futbolistas?

Quizá si nuestra pasión hacia el futuro de nuestro país, fuera la misma que manifestamos al ver un partido de fútbol, México sería un lugar muy diferente.

@TotalmenteProle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s