A los pobres siempre les va peor

Por ahí dijo alguna vez el difunto John F. Kennedy: “Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”.

Y es que la sociedad en la que vivimos, cada vez se ve más dominada por la delincuencia y los delitos, aunque es necesario resaltar que, aunque todos corremos el riesgo de ser víctimas de la delincuencia, son los pobres quienes están más expuestos y quienes sufren más las consecuencias.

Por lo menos en la Ciudad de México, los pobres son los más afectados por la delincuencia, por el robo a transeúnte o por los robos en transporte público; de hecho, en nuestra querida CDMX, las víctimas de este tipo de delitos por lo regular son personas que pertenecen a las clases baja y media baja del país.

asalto1

Y no sólo es el hecho de que la prole esté más expuesta a la delincuencia, sino que tampoco cuentan con la cultura o los recursos para denunciar o reportar dichos delitos ante las autoridades, las cuales tampoco hacen mucho para proteger a los pobres ni para hacer justicia.

Lo peor de la situación, es que los delincuentes que normalmente eligen a sus víctimas de entre la prole, no se llevan más de 200 pesos, cantidad que para ellos puede parecer poco pero que para muchas familias representa el ingreso o la comida de todo un día. La delincuencia en muchos casos, afecta directamente en las necesidades básicas de la prole y si permitimos que la situación siga así, parece que se saldrá de control en poco tiempo.

asalto2

Aquellas personas que cuentan con un poder adquisitivo mayor, también son víctimas de la delincuencia, aunque marcan una gran diferencia al momento de recurrir a las redes sociales para denunciar o utilizan sus recursos para que se haga justicia, una situación muy diferente a la de los más pobres. Además, no podemos hacernos tontos, en México entre más dinero tienes, más atención te ponen las autoridades y hasta son capaces de mover cielo, mar y tierra para resolver tu problema, mientras que aquellos que no tienen dinero, en muchas ocasiones son hasta ignorados por la policía o por los gobernantes.

Los delincuentes comúnmente se aprovechan de los más desprotegidos y toman como víctimas a los niños o adolescentes que se dirigen a la escuela, a las amas de casa que andan en el mercado comprando el mandado, a los viejitos que salen a pasear o que andan buscando algún trabajo, para llevarse algo de pan a la boca y sobre todo, se aprovechan de muchos “Godínez”, oficinistas o comerciantes que tienen que recurrir al transporte público para llegar a su trabajo o para regresar a casa.

asalto3

Por otro lado, gran parte de la prole se ve obligada a vivir en colonias peligrosas o en áreas consideradas como de alto riesgo, como resultado de su falta de recursos económicos; esta situación los convierte en un blanco fácil para los delincuentes, que nada más andan por las calles viendo a quien “se chingan”, sin ponerse a pensar en que su víctima puede contar sólo con 200 pesos para sobrevivir a la semana.

Pero bueno… aquí tenemos que seguir viviendo.

@TotalmenteProle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s